No te quedes fuera

Aún con la pesadez en mis ojos de una larga noche y con mi cuerpo adormecido por el arropo prolongado del algodón de las sabanas blancas, me acerqué titubeante a mi único enlace con el mundo exterior, una ventana por donde los rayos del sol entraban sin pedir permiso en los meses estivales, pero parecían llenarse de vergüenza durante el resto del año.

El frío del cristal me trajo el recuerdo de los guardianes de mi  infancia. Días grises y cargados de aquella voz ronca pero aterciopelada, que tarde tras tarde se empeñaba en grabar profundamente las anécdotas de tiempos pasados. Mi abuelo era un experto en amenizar el invierno.

Las gotas de agua resbalaban suavemente por el cristal, dejando tras de sí los rastros de sus cortas existencias mientras el único vestigio de vida en el interior, en forma de velo, alejaba de mis ojos los fotogramas de un mundo real.

En un momento de lucidez, me acordé de la necesidad de realizar unas gestiones bancarias. En los últimos meses, mi  reclusión  voluntaria me había llevado ha convertir mi portátil en el cordón umbilical con la vida exterior.

– “Introduzca dominio”……

[¿Introduzca “dominio”?]… Yo siempre he utilizado usuario y contraseña y ¿ahora me pide “dominio”?…. y ¿qué “dominio”?…

Desesperado consultaba con la operadora de mi entidad bancaria…..

– Señorita, estoy intentando entrar en mi cuenta bancaria y el sistema me pide introducir un “dominio”.

Mi mente esperaba una voz melodiosa y suave que me sosegara mi estado de inquietud. Nunca pensé que esa misma voz cautivadora me produjera estrés cuando me dijo:

– ¿No tiene usted “dominio” señor?.  Lamento decirle que no podrá acceder a sus cuentas bancarias.

Un sudor frío  recorrió mi espalda. ¿Qué estaba pasando?.. nadie me había hablado de “dominios” para acceder a mis datos.

En un alarde de retomar un estado de tranquilidad, llamé a un taxi con la intención de ir a resolver personalmente el problema.

–  Buenos días, caballero, ¿a que “dominio” me tengo que dirigir para recogerlo?

No podía ser…mi mente no alcanzaba a comprender por qué todo lo que me rodeaba se convertía por momentos en algo extraño.

Recurrí a mi taza de café, la que durante los últimos meses me acompañaba noche tras noche siendo testigo de mi incapacidad para crear contenidos novedosos. Me acerqué a la ventana en un intento de encontrar una señal.

El elixir caliente llenó mi cuerpo pero mi incertidumbre seguía intacta y en mi mente sólo aparecía la siguiente pregunta:  ¿por qué todos querían mi “dominio”?

Me senté en el sillón e intenté que la calma retornada a mi. “Esto tiene explicación y tengo que encontrarla”… me decía una y otra vez.

En un acto involuntario pulsé el botón de encendido del mando del televisor y bajo mi asombro, en la pantalla  apareció tintineante el siguiente mensaje:

– “Introduzca dominio”….

Oscuridad absoluta, sabía que tenía los ojos abiertos pero solo percibía la intensidad  de la noche.  Las cuatro de la madrugada…

Ufff!!, despierto con la frente perlada de pequeñas gotas de sudor y sintiendo que todo había sido una pesadilla. Mi cuerpo vibraba. La tranquilidad fue llegando poco a poco hasta que la calma me cubrió como mis sabanas blancas de algodón.

Tomo el teléfono…necesitaba hablar con Ana, su idea de que nuestra versión digital superaría a la versión analógica y de que todo giraría alrededor de los “dominios” había entrado en mí como un “elefante en una cacharrería“….me había dejado huella. Perplejo, al encenderlo,  aparece el siguiente mensaje en mi móvil:

– “Introduzca su dominio para conectar cobertura de móvil”………

Autor Pedro Báez Díaz (@pedrobaezdiaz)

Pedro Báez Díaz (@pedrobaezdiaz) has written 105 post in this blog.

Máster Executive, Community Management y Dirección de Redes Sociales en la Empresa por la Universitat d’Alacant. Técnico Superior de Informática de Gestión. Manager del CIDECAN, Centro de Innovación y Desarrollo Empresarial de Canarias. Profesor de Tecnología de la Información y la Comunicación en Bricham International University y European School of Management of Tenerife (BBA y MBA) y Profesor titular de los cursos “Las redes sociales para la empresa” y "El Blog profesional" en CEOE. Director Académico y profesor de Programa Superior de Gestor de Redes Sociales y Comunidades Digitales de la Escuela Superior de las islas canarias (ENIC). Dinamizador y Gestor de Redes Sociales (marcas, productos, empresas y personas). Experto en Formación e-learning y b-learning en entorno moodle. Administrador de sistemas del Centro Comercial El Trompo y de Construcciones Industriales de Tenerife (COINTE). Ponente especializado en la creación del “Yo DIgital” y “La actividad de las empresas en las redes sociales” con las que participó el “Proyecto Alóngate”, “I Encuentro Sectorial de Social Media en Canarias”, “Martes Digital del Instituto ISIE”, “Ayuntamientos 2.0″, “Adejetec 2012 y 2013″ y en la Tenerife Lan Party 2k12, 2k13 y 2K14 @pedrobaezdiaz

2 Comments

  1. Tengo que dominar la incipiente intriga que me ha quedado con los “dominios”….que pasara en el siguiente post….solo el protagonista lo sabe…. Muy de Halloween…..”dominios” veo “dominios” por todas partes…..shusssss! Si te giras a lo mejor ves uno detrás de ti!!! arrggggg!!!!
    Fantástico el post y que engancha!!….hasta el siguiente post!

    Bs. Con o sin “dominio” 😉

    Reply
  2. Interesante, interesante de hecho no esperare a la peli para ver como termina, sino que leeré puntualmente hasta llegar al desenlace de esta historia.

    Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies