160 caracteres y 1 sola oportunidad…No los desperdicies.

En comunicación siempre se habla de la primera impresión personal, de que solo se tiene una sola oportunidad para tener éxito (tengo una amiga que siempre me lo recuerda cuando llevo mis zapatos sucios, mi ropa sin combinar, sin afeitarme o con el pelo desaliñado), pero… ¿ y que pasa en el mundo digital ? ¿ tiene tanta importancia esa primera imagen ?, ¿ mi primera imagen solo se basa en la foto de mi perfil ?.

Las redes sociales nos han puesto una herramienta impresionantemente potente para comunicarnos, pero… ¿usamos correctamente esa primera impresión ?

Ayer, desde el twitter, me llegó un post de Elena Gómez del Pozuelo @gomezdelpozuelo ( Presidenta de la Asociación Española de la Economía Digital) que precisamente hablaba de este tema y de que cuando te presentan a alguien, en 10 segundos ya te has formado una idea de si te apetece conocer más a esa persona o no te interesa nada. Desde su físico, la manera en cómo va vestida, cómo te da la mano, la mirada, o su aroma si te da dos besos…

En las redes sociales no hay contacto físico, pero es una situación similar. Cuando alguien te sigue, se hace fans o amigo es como si te presentasen a una persona. Twitter tiene un elemento añadido y es que nuestra presentación escrita se basa en 160 caracteres y nuestros tweet son de 140 caracteres , así que, cuando tenemos un follower (seguidor) tenemos que mimarlo poniendo tweet realmente atractivos porque piensen que “no a todos los que me siguen, yo decido seguirles”. ¿Por qué?

Hay que dedicarle unos segundos a mirar el perfil de nuestro nuevo seguidor, esos segundos son vitales para mi y para el nuevo seguidor ya que de ellos dependerá si le sigo yo también a él. Es algo así como devolver el saludo.

El otro día vi un post en facebook que decía algo así como “¿Pides por la calle jugar a las chapas a cualquier desconocido?… ¿entonces por qué me mandas esas aplicaciones chorras en facebook?”, pues la decisión de aceptar o no una aplicación, seguir a alguien o aceptar ser fans o amigo de alguien es precisamente esos segundos que le dedicas de entrada, por lo tanto ¿Qué me hace decidir seguirle o no en Twitter?

Elena Gómez, nos apunta:

1. La foto es básica. Si no tiene foto y conserva el huevecito de Twitter por defecto, no le sigo, a no ser que sea un íntimo amigo. Y sobre todo, quiero ver una foto real, de la persona en la actualidad. No suelo seguir a los que ponen fotos de cuando eran pequeños, o los que ponen fotos de sus hijos. Tengo que poder reconocer a la persona si luego la desvirtualizo. Es su twitter personal real, no el de la familia, o el de su infancia. Por lo tanto, auque no lo reconozcamos, la foto importa. Elijamos una foto donde nos gustemos a nosotros mismos pero que sea real.

2. La biografía hay que trabajarla. Hay mucha gente que ni se molesta en poner su bio. O gente que no pone nada interesante. Directamente no les sigo. En general, todos estamos en twitter para aprender y para ampliar nuestros contactos profesionales. Por lo tanto es básico poner en la bio a qué te dedicas profesionalmente. Dónde trabajas y a qué te dedicas. Si eres emprendedor, tus proyectos…Y luego, si quieres darle un toque personal, tus pasiones: deporte, fundaciones, etc… Aunque en la bio sólo se pueden poner 160 caracteres, hay que currársela y hacerla atractiva para los demás. Cuando te presentan a alguien a nivel profesional, intentas ser atractivo profesionalmente y no decir tonterías sin interés para la otra persona, pues en eso consiste la bio. Consiste en hacerte atractivo a nivel profesional a los demás. Siempre hay que preguntarse: si yo leyese mi bio en una persona que no conozco de nada, ¿Me apetecería seguirle? ¿Qué puedo aprender de esa persona? Hay pocos que se puedan permitir no trabajar su biografía. Personajes públicos como Buenafuente, actores, cantantes, futbolistas…no tienen que decir quiénes son. Pero a nivel profesional, pocos. Si mañana, Enrique Dans, @edans, quitase su foto o su bio. No pasaría nada. Una persona a la que siguen 124.000 personas, que ha escrito libros, que es un gran profesor y articulista en Expansión…se puede permitir ese lujo. Pero poca gente puede hacerlo.

3. Los seguidores que tiene esa persona. Para mí ese dato es importante. Tanto el número de seguidores como la calidad de los seguidores. Si a una persona le sigue muchísima gente, es más probable que sea más interesante que otros con pocos seguidores, porque es menos probable que muchísima gente se equivoque. Si alguien tiene pocos seguidores, puede significar 3 cosas: – Acaba de empezar en Twitter. En estos casos la foto, la bio, su blog y sus tweets son fundamentales. A este le sigo. – Lleva tiempo en twitter pero es muy poco activo, tiene pocos tweets. Para mí poco activo significa que es capaz de no twittear nada en un mes. No me suele interesar seguirle porque no dedicará esfuerzo en compartir información actual e interesante. – Lleva tiempo, es muy activo pero no es interesante. Quizás esta persona utiliza Twitter como un chat para hablar con sus contactos. A éste, por supuesto no lo sigo. También tengo muy en cuenta, si le sigue gente de la que me fío mucho, porque tienen intereses similares a los míos.

4. A los que sigue, tanto en número como en calidad. Si sigue a muchísima más gente de la que le sigue, hay más probabilidades de que sea poco interesante. Hay gente que sigue a más de 1.000 personas y sólo le siguen 100. A estos no les suelo seguir.

5. El link a su blog o a la web de su empresa. Siempre hay que aprovechar esta oportunidad que nos da Twitter para poner un link a nuestro proyecto. Es una manera de ampliar nuestra bio. Por supuesto si tiene blog, me gusta entrar un momento a ver qué temas le interesan. También me gusta entrar en la web de su empresa. Y si no tiene ni uno ni otro, aconsejo poner el link a el perfil de Linkedin.

6. El lugar de donde es. Yo vivo en España, en Barcelona y en Sant Cugat. Por lo tanto, hay más probabilidad que tengamos más intereses comunes si compartimos el lugar donde vivimos. No obstante sigo a gente de todo el mundo si me parecen muy interesantes. Es más, creo que es básica la diversidad. Pero si el nuevo seguidor está en otros países, lo analizo más antes de seguirle.

7. Lo último pero vital: la calidad de sus tweets. No suelo mirar el número de tweets que ha hecho una persona, salvo que sean excepcionalmente pocos. Pero siempre miro si los últimos me interesan…leo en vertical los últimos 5 tweets. Si no me interesa ninguno, no le sigo.

Está claro, Twitter como red social nos abre un mundo de comunicación ilimitado, pero si queremos tener éxito debemos cuidar nuestros 10 primeros segundos.

Autor Pedro Báez Díaz (@pedrobaezdiaz)

Pedro Báez Díaz (@pedrobaezdiaz) has written 105 post in this blog.

Máster Executive, Community Management y Dirección de Redes Sociales en la Empresa por la Universitat d’Alacant. Técnico Superior de Informática de Gestión. Manager del CIDECAN, Centro de Innovación y Desarrollo Empresarial de Canarias. Profesor de Tecnología de la Información y la Comunicación en Bricham International University y European School of Management of Tenerife (BBA y MBA) y Profesor titular de los cursos “Las redes sociales para la empresa” y "El Blog profesional" en CEOE. Director Académico y profesor de Programa Superior de Gestor de Redes Sociales y Comunidades Digitales de la Escuela Superior de las islas canarias (ENIC). Dinamizador y Gestor de Redes Sociales (marcas, productos, empresas y personas). Experto en Formación e-learning y b-learning en entorno moodle. Administrador de sistemas del Centro Comercial El Trompo y de Construcciones Industriales de Tenerife (COINTE). Ponente especializado en la creación del “Yo DIgital” y “La actividad de las empresas en las redes sociales” con las que participó el “Proyecto Alóngate”, “I Encuentro Sectorial de Social Media en Canarias”, “Martes Digital del Instituto ISIE”, “Ayuntamientos 2.0″, “Adejetec 2012 y 2013″ y en la Tenerife Lan Party 2k12, 2k13 y 2K14 @pedrobaezdiaz

1 Comment

  1.  
    La imagen es fundamental tanto en el mundo real como el virtual, es imprescindible saber venderse, aunque si es cierto que las redes sociales facilitan esas cosas. Puede que no desprendas un encanto natural cara a cara, pero si resulte que, tras una pantalla tu timidez se desvanezca y tus grandes ideas se presenten escritas sin temblores de voz ni nudos en la garganta. Ahora bien es importante saber dirigir una buena estrategia para captar a los usuarios, trantando de convertir la red social en una jornada laboral lo más realista posible. La imagen cuenta aunque por aquí sea la descripción mediante palabras, ya que todo es imagen.

    Reply

Trackbacks/Pingbacks

  1. Convertirse en un blogger y no morir en el intento. - Redes sociales - - Hablar por hablar. - [...] no podemos tomarnoslo a la ligera. La imagen digital es muy importante, recordar el post "160 caracteres y 1…

Responder a Natalia Gernon Ríos Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies