El comienzo.

No sé si por la corriente actual que me rodea de blogeros o por recuperar un proyecto que dejé aparcado hace unos meses, hoy intento recuperar esa vieja práctica de escribir y sobre todo de dejar al descubierto experiencias que me han ido forjando mi vida. Lo hago desde este blog un poco por camuflarme entre otras noticias, no creo que mis experiencias le importen a alguien pero por el contrario me sirven a mi de reflexión.

Hablan de que los mayores pierdan capacidades pero ganan un pozo de experiencia. Ahora entiendo por qué mi abuelo siempre tenía una historia diferente cada vez que me sentaba a su lado. Quizás porque me voy sintiendo mayor mis experiencias se van acumulando.

Se dice que se debe comenzar siempre por el principio, así que no vamos a hacerle un feo al dicho y remontémonos a 1992 cuando todo el mundo estaba atento a unas olimpiadas en España nadie se percataba que un joven cargado de ilusiones se enfrentaba a su primera entrevista de trabajo. Semanas antes, una servilleta me traía el teléfono de la ilusión en tinta azul sobre fondo blanco. No se imaginaba aquel bolígrafo lo importante que iba a ser los trazos que hizo en su momento para mi vida.

Con mi mejor vestido, recién pelado y con una sonrisa que iba de oreja a oreja que disimulaba los nervios que tenia me presenté en aquel pequeño despacho ante lo desconocido. Sólo sabía que buscaban profesores, que se trataba de una multinacional de la formación y que delante de mí habían 10 personas más con la misma ilusión que yo. Todo un reto para mis 25 años recién cumplidos y mi falta de experiencia laboral.

No sé si fue mi traje, mi sonrisa o que era mi año pero el uno de octubre de 1992, firmé mi primer contrato como formador.

Por fin todas las incertidumbres y los nervios se despejaban, iba a comenzar mi carrera como docente. ¡¡¡ Qué iluso !!! no sabía que lo verdaderamente complicado comenzaba en ese momento.

Un comunicado del centro me vuelve a poner un nudo en la garganta, ¡¡¡ existía el día de la presentación ante toda la comunidad educativa!!!. Mi imaginación se puso rápidamente a trabajar y como consecuencia mis nervios a dispararse. Me imaginaba un salón de actos abarrotado de padres, familiares, alumnos y toda la cúpula administrativa internacional mientras todo el claustro de profesores puestos a modo de picota en frente. Lo peor de todo es que mi imaginación no se equivocó. Si en la entrevista de trabajo me había puesto nervioso, la noche anterior a ese día casi no pude dormir.

Y por fin mi primera clase. Llegué temprano al centro, quería pasear me por él, de impregnarme del ambiente, pero lo único que conseguía es estar cada vez más nervioso, repasé una y 1000 veces mis primeras palabras ante los alumnos, revise mis apuntes, colocaba mi ropa y mi pelo como intentando que una buena imagen mitigará mi cara de cordero ante la matanza, pero lo único que conseguía es ponerme más nervioso, hasta tal punto que no recordaba donde estaba mi clase, tuve que recurrir a la secretaria. ¡¡¡ Mira que me lo había explicado cientos de veces !!!.

El ruido de mis pasos retumbaban ante la magnitud de aquellos pasillos largos, fríos y con una luz tenue que se colaba por los cristales.

Aquella amable secretaria me acompañaba a lo que yo sentía como “mi guillotina” , era como acompañarme para cumplir mi última voluntad.

Mi estómago se empequeñecía cada vez más a medida que nos aproximábamos a lo que creía que era mi clase. ¡¡¡ ufff !!!, no es está, una clase más que dejábamos detrás. Llegamos al final de pasillo, subimos unas escaleras y me parecía que cuanto más subíamos más alto sería mi caída. Comenzábamos un pasillo nuevo e igual de largo que el anterior.

Un parón en seco. ¡¡¡ Es esta tu clase !!!. Un sudor frío y una respiración acelerada me invadía, me quedé mirándola a ella incapaz de mirar por la pequeña ventanita que dejaba ver el interior de la clase y con una frase suave y aterciopelada me dijo: A por ellos.

Sin pensarlo más pero con una sensación de saltar al vacío sin saber si había algo que amortiguara mi caída, empujé la puerta y entré afrontando lo que años había imaginado y con tanta ilusión me había preparado. Mi primera clase.

Autor Pedro Báez Díaz (@pedrobaezdiaz)

Pedro Báez Díaz (@pedrobaezdiaz) has written 105 post in this blog.

Máster Executive, Community Management y Dirección de Redes Sociales en la Empresa por la Universitat d’Alacant. Técnico Superior de Informática de Gestión. Manager del CIDECAN, Centro de Innovación y Desarrollo Empresarial de Canarias. Profesor de Tecnología de la Información y la Comunicación en Bricham International University y European School of Management of Tenerife (BBA y MBA) y Profesor titular de los cursos “Las redes sociales para la empresa” y "El Blog profesional" en CEOE. Director Académico y profesor de Programa Superior de Gestor de Redes Sociales y Comunidades Digitales de la Escuela Superior de las islas canarias (ENIC). Dinamizador y Gestor de Redes Sociales (marcas, productos, empresas y personas). Experto en Formación e-learning y b-learning en entorno moodle. Administrador de sistemas del Centro Comercial El Trompo y de Construcciones Industriales de Tenerife (COINTE). Ponente especializado en la creación del “Yo DIgital” y “La actividad de las empresas en las redes sociales” con las que participó el “Proyecto Alóngate”, “I Encuentro Sectorial de Social Media en Canarias”, “Martes Digital del Instituto ISIE”, “Ayuntamientos 2.0″, “Adejetec 2012 y 2013″ y en la Tenerife Lan Party 2k12, 2k13 y 2K14 @pedrobaezdiaz

1 Comment

  1. No todos tienen la suerte de hacer aquello que les gusta. Si tú eres uno de esos afortunados que disfruta con su labor diaria, probablemente no hayas perdido la ilusión que sentiste el día que conociste a tus primeros alumnos.

    La experiencia ganada con los años habrá hecho desaparecer aquellos nervios iniciales, pero lo que no debe desaparecer nunca es el estusiasmo con el que te presentas a cada nuevo curso, a cada nuevo grupo de alumnos. Eso es precisamente lo que nos hace mejorar cada día, eso es crecer a nivel personal.

    Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies