El comienzo.

No sé si por la corriente actual que me rodea de blogeros o por recuperar un proyecto que dejé aparcado hace unos meses, hoy intento recuperar esa vieja práctica de escribir y sobre todo de dejar al descubierto experiencias que me han ido forjando mi vida. Lo hago desde este blog un poco por camuflarme entre otras noticias, no creo que mis experiencias le importen a alguien pero por el contrario me sirven a mi de reflexión. Hablan de que los mayores pierdan capacidades pero ganan un pozo de experiencia. Ahora entiendo por qué mi abuelo siempre tenía una historia diferente cada vez que me sentaba a su lado. Quizás porque me voy sintiendo mayor mis experiencias se van acumulando. Se dice que se debe comenzar siempre por el principio, así que no vamos a hacerle un feo al dicho y remontémonos a 1992 cuando todo el mundo estaba atento a unas olimpiadas en España nadie se percataba que un joven cargado de ilusiones se enfrentaba a su primera entrevista de trabajo. Semanas antes, una servilleta me traía el teléfono de la ilusión en tinta azul sobre fondo blanco. No se imaginaba aquel bolígrafo lo importante que iba a ser los trazos que hizo en su momento para mi vida. Con mi mejor vestido, recién pelado y con una sonrisa que iba de oreja a oreja que disimulaba los nervios que tenia me presenté en aquel pequeño despacho ante lo desconocido. Sólo sabía que buscaban profesores, que se trataba de una multinacional de la formación y que delante de mí habían 10 personas más con la misma ilusión que...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies